Puedo Cambiar

Que hacer Cuando no hay Papá en Casa?

Posted on: 03/05/2009


Por Greg Heyman

Para un niño, el hogar perfecto es aquel en el que hay un padre y una madre que lo aman. Pero para muchos jóvenes en los Estados Unidos, la realidad de un hogar con padre y madre es solo un sueño. Los hogares sin padres, más allá de
dejar al niño con un sentimiento de inseguridad y soledad, tienen un impacto negativo en la sociedad. “Casi cualquier cosa mala que le puede suceder a un niño le sucede con mayor frecuencia a los hijos de padres divorciados y a aquellos que
viven con uno solo de ellos”, sostiene David Popenoe, autor de Life Without Father .

Popenoe señala las estadísticas acerca de los hogares sin padre y observa en ellas evidencias de que la ausencia del padre es “la razón principal” sin importar la posición económica:

* Los arrestos por delitos violentos cometidos por jóvenes aumentaron.
* Los informes de abuso y abandono de niños se han quintuplicado desde 1976, cuando se comenzó a registrar esta información.
* Los trastornos alimenticios y los índices de depresión han subido a niveles inimaginables entre los adolescentes.
* El número de adolescentes que cometen suicidio se ha triplicado.
* Los promedios de notas en los exámenes de nivel en las escuelas secundarias han bajado casi 80 puntos.
* La pobreza se concentra ahora en el estrato más joven de la sociedad, en lugar de los ancianos.

Un peligro latente para la sociedad.

“La vinculación entre estas situaciones que nos son conocidas y la falta de un padre en el hogar, ha sido verificada empíricamente por una enorme cantidad de estudios sociales y de comportamiento”, sostiene Popenoe al comentar sobre las estadísticas. “Dado que los niños y jóvenes son el futuro de nuestra sociedad, estas consecuencias negativas son una calamidad social que no tardará en estallar”.

“Es una desgracia, no solo para los niños que la sufren, sino para todos los miembros de la familia”, dice Popenoe. Al hablar sobre este tema en Fatherless America, David Blankenhorn dice que el número de hogares con el padre ausente es un problema que crece cada vez más.

Blankernhorn, presidente de la National Fatherhood Initiative y fundador del Institute for American Values, no solo está de acuerdo con que se le ha restado importancia a los padres en este país, y como resultado se ha producido un aumento en los delitos, la violencia familiar, el abuso sexual de niños y la cantidad de niños que viven en la pobreza. “Una generación atrás, era razonable esperar que un niño estadounidense creciera junto a sus padres”, señaló Blankenhorn durante un discurso en Minneapolis. “Hoy, es razonable esperar que un niño estadounidense NO crezca al lado de su padre. Esta falta del padre es el problema de consecuencias más graves en nuestra generación”.

Blankenhorn dijo que corregir el aumento del número de hogares sin padre es un asunto que los políticos deben comenzar a tratar. “La única estrategia para revertir esta tendencia es aumentar el número de niños que se crien con sus padres”, sostuvo. “Y la mejor manera de encarar esta tarea es reforzar la paternidad como rol social y comenzar a relacionar a millones de niños en los Estados Unidos con sus padres”.
Blankenhorn no es el único que sostiene esto. “Cuando el padre biológico de un niño no está presente en el hogar, se incrementa el riesgo de que ese niño adopte comportamientos sociales negativos”, dijo John Hill, director de investigaciones del Alabama Policy Institute.

Hill dijo que los varones no son los únicos que sufren por la falta del padre. “Esto los priva de modelos y no solo a los varones, sino también a las niñas”. “Los niños necesitan saber cómo es un hombre responsable y las niñas necesitan ver cómo es un hombre fuerte, para saber qué buscar en su futuro compañero”.
El compromiso del padre es un factor importante que determina lo que sus hijos aprenden con respecto a la responsabilidad, agregó Hill. “Necesitan saber que papá no se va cuando las cosas se ponen mal”. Popenoe dijo que la ausencia de los padres retrasa el desarrollo del niño. “En la actualidad hay miles de evidencias sobre los efectos negativos de un divorcio en el desarrollo social y evolutivo de un niño”. Popenoe dijo que los hijos de padres divorciados obtenían resultados negativos en diversas áreas, por ejemplo:

* Hostilidad hacia los adultos, popularidad entre los de su edad, pesadillas y ansiedad (según la estimación de sus padres).
* Comportamiento en la escuela, salud mental, dependencias, ansiedad, agresión, retraimiento, falta de atención, popularidad entre sus pares y dominio propio (según la estimación de sus maestros).
* Calificaciones bajas en lectura, escritura y matemáticas.
* Bajo aprovechamiento escolar, incluyendo calificaciones bajas en lectura y matemáticas, o repetición de grados.
* Salud física.
* Visitas al psicólogo escolar.

Los hijos de hogares destruidos también sufren una carga emocional que se prolonga más allá de sus años de juventud, según la psicóloga Judith Wallerstein. “Muchos hijos de padres divorciados sufren efectos negativos mucho tiempo después del divorcio”, dijo Wallerstein. Entre las conclusiones a las que llegó, además, se encuentra en:

* Más de un tercio de los jóvenes experimentan una depresión que puede ir de moderada a severa, cinco años después del divorcio de sus padres.
* Un número de jóvenes se encuentran perturbados, desorientados y no logran alcanzar las metas propuestas, diez años después del divorcio de sus padres.
* Muchos tienen problemas para establecer su propia relación con el sexo opuesto, quince años después del divorcio de sus padres.

La solución, según Blankenhorn, es reforzar el rol de la paternidad y regresar al concepto del “hombre de familia”. “El factor más determinante para el comportamiento delictivo no es la raza, ni la posición económica, ni las creencias religiosas”, dice Blankerhorn, “sino la ausencia del padre. Son varones que no crecen junto con sus padres”. Blankenhorn señala que la relación entre el comportamiento delictivo y la ausencia del padre en el hogar ha sido bien documentada.

Una vez que los investigadores han considerado “los ingresos y otros factores, es la ausencia del padre la que aparentemente genera una mayor probabilidad de llegar a un comportamiento delictivo”, sostiene Blankenhorn. “Más del 70% de los jóvenes que están actualmente en institutos correccionales son muchachos que han crecido sin su padre en el hogar”.

James Q. Wilson, profesor de la Universidad de Los Angeles, dice que las pautas de relación en la comunidad pueden ser marcadas por las madres, “pero son reforzadas por los padres”.

Un factor estabilizador

“Los vecindarios sin padres son vecindarios sin hombres capaces y dispuestos a enfrentar a los jóvenes que andan vagando… y para confrontar a los padres que no cumplen con esa responsabilidad”, dice Wilson. “La ausencia de padres priva a la comunidad de esos pequeños batallones que de manera informal pero efectiva, controlan a los jovencitos que están en la calle”. El impacto de los niños que crecen en hogares sin padre es un factor que según Wade F. Horn se refleja en la salud emocional de los niños. “En casi todos los indicadores de bienestar, los niños de hoy tienen niveles mucho más bajos que los de hace una generación”, dice Horn. “La razón es el dramático aumento, en los últimos 30 años, del número de niños que crecen en hogares con el padre ausente”. Horn dice que los niños que se crían sin su padre tienen mayores probabilidades de: “tener un menor rendimiento en la escuela o de abandonar sus estudios, de comenzar su actividad sexual a edad temprana, de tener problemas con el alcohol o las drogas, y de sufrir o perpetrar actos de violencia”. Popenoe cita estadísticas que muestran que el porcentaje de niños que viven lejos de su padre biológico ha pasado de un 17% a un 36% (más del doble) entre 1960 y 1990. “Es indispensable que haya padres comprometidos para el bien de los niños y de la sociedad”, dice Popenoe, “y la creciente falta de padres en nuestro país es un desastre en potencia”.

Resultados preocupantes

Hill ofrece las siguientes estadísticas que señalan el impacto negativo de la falta del padre en sus hijos:

* Entre un 22 y un 30% de los estudiantes provenientes de hogares destruidos repiten algún grado en la escuela, contra un 12% de aquellos que viven con su padre y su madre.
* Solo el 67% de los jóvenes provenientes de hogares de padres divorciados asisten a la universidad, contra un 85% de los que se han criado con ambos padres.

La National Fatherhood Initiative fue creada en 1994 “para contrarrestar el creciente problema de la falta del padre en el hogar, estimulando un movimiento con amplia base social para restaurar la paternidad como prioridad nacional”, explica Horn.
Él dice que la importancia de la presencia del padre en el hogar está convirtiéndose en un asunto que ha atraído
la atención de los políticos. “Prácticamente todos están de acuerdo en que es importante que el padre esté”, dice Horn, “y que es más importante de lo que muchos pensaban”. A pesar de esta toma de conciencia, Hill menciona estadísticas que muestran la realidad actual:

* Este año, más de un millón de niños sufrirán la separación o el divorcio de sus padres.
* 1.3 millón de niños nacerán fuera del matrimonio.
* En total, casi 2.5 millones de niños se unirán a las filas de los que no tienen padre.

Horn dice que NFI está participando en una campaña de educación pública que destaca la importancia del padre
para los niños y para la comunidad. “Además, hemos desarrollado, conjuntamente con el Consejo de Publicidad, una campaña de anuncios de bienestar público nacional para crear mayor conciencia, haciendo énfasis en que el padre hace una contribución única e irreemplazable en la vida de sus hijos”, dice, “y que necesitamos alentar y apoyar a los hombres para que sean padres buenos y responsables”.
Este artículo apareció por primera vez en la edición del 2 de noviembre de 2000 en The Alabama Baptist. Publicado con permiso.

CICATRICES EN EL ALMA
La pérdida del padre puede dejar heridas emocionales en un niño, que permanecerán hasta que sea un adulto. Ya sea que la pérdida se produzca por el divorcio de los padres, el abandono o la muerte del padre, la ausencia deja al niño sin
un padre que podría haber sido un modelo positivo. Pero la pérdida del padre muchas veces no deja tan mal a los niños cuando el padre muere, como cuando este decide abandonar a la familia.

“La muerte es más permanente (que el divorcio)”, dice Mark Seanor, ministro de estudiantes de la First Baptist Church de Huntsville, Alabama. “Es un cierre, es algo final”. Seanor dice que tomar conciencia de la muerte quita la esperanza de que la familia pueda volver a reunirse, y permite que los niños puedan continuar con su vida, algo que ellos generalmente anhelan cuando se produce un divorcio o un abandono. “No hay esperanza de que la familia vuelva a estar unida”, dice Seanor. Mike McLemore, pastor de Lakeside Baptist Church en Hoover, Alabama, se hace eco de las afirmaciones de Seanor. “Creo que la muerte es más fácil que el divorcio”, dice McLemore.

“La muerte tiene carácter final. Aun los niños pequeños pueden comprenderlo, y así siguen adelante”. “Cuando el padre de un niño muere, en un sentido psicológico muy concreto, sigue presente”, sostiene John Hill, director de investigaciones del Alabama Policy Institute. Aunque físicamente el padre esté ausente, sus fotografías continúan sobre la pared. Hill dice que generalmente también se comparten recuerdos felices, de cuando el padre estaba vivo. “En un caso de divorcio, esto no sucede”, dice Hill.

“En las casas donde ha habido un divorcio, si se llega a hablar de él, generalmente es en forma negativa”. La muerte del padre, en contraposición al abandono de sus hijos o el divorcio de los padres, es menos traumática para el hijo, porque este comprende que su padre no eligió morir. “No hay tanta culpa cuando se trata de una muerte, como cuando se trata de un divorcio”, dice McLemore. Seanor dice que durante sus 28 años en el ministerio con estudiantes, ha trabajado con jóvenes que perdieron a sus padres tanto por un divorcio como por causa de la muerte.

La diferencia es que la muerte no produce la sensación de culpa que generalmente acompaña el divorcio de los padres o el abandono por parte del padre. “Es un tema de adultos que los jóvenes deben soportar y enfrentar”, dice Seanor.

“Ese sentimiento de culpa carga de tensión innecesaria al niño”, dice Hill, “que piensa que es su culpa. Muchas veces llega a convencerse de ello”. McLemore agrega que generalmente los niños aceptan la muerte del padre con mucha mayor facilidad que el divorcio de sus padres. “Asimilar una muerte, sin duda, lleva meses”, sostiene. “Pero creo que el divorcio lleva años”. Seanor dice que la clave para trabajar con los jóvenes, Independientemente de la causa por la que se han quedado sin su padre, es la participación de la iglesia. “Lo importante es ayudarlos a volver a encauzar sus vidas”, concluye.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.209 seguidores

RSS El Versículo del Día

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Articulos Anteriores

  • 1,527,495 Estadísticas del blog

Archivo de Artículos Anteriores

La Biblia

Este libro contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino a la salvación, la perdición de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Su doctrina es Santa. Sus perceptos tienen autoridad absoluta. Sus historias son verdad. Sus decisiones son inmutables. Léela para ser Sabio. Créela para ser Salvo. Practícala para ser Santo. Debe llenar la memoria, dominar el corazón y guiar los pies. Léela lentamente con frecuencia y en oración(1ra. Tesa.2:13) ___John MacArthur___
mayo 2009
L M X J V S D
« abr   jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Tweet Puedo Cambiar

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.209 seguidores

%d personas les gusta esto: