Puedo Cambiar

Tus hijos ven….Tus hijos hacen!!

Posted on: 02/01/2009


Dar a luz a un bebé y criar un niño es la experiencia más grandiosa de la vida natural. Un niño es un regalo
eterno. No lo tenemos por una temporada, sino para siempre.Los bebés están muy cerca de Dios. Vienen derechito del Cielo. Aunque es muy misteriosa la forma en que el
Señor proyecta y dispone Su creación, tenemos la certeza de que no comete errores. Dios es el creador de las almas. Es Él quien concibe esa chispa de vida, la unión de cuerpo y espíritu para formar un alma humana.
Es obvio que un niño no solo es un regalo divino, sino también una tarea. Si Dios te ha dado un niño, tu deber primordial es criarlo como es debido. Tus hijos son la tarea que Dios te encomienda. Son también hijos Suyos —es cierto—, pero Él pide que nosotros los cuidemos y los formemos.

Aunque se trata de una labor que exige plena dedicación, trae consigo grandes recompensas y beneficios. Debemos estar muy orgullosos de ser padres, porque la nuestra es la tarea más importante del mundo. Al fin y al
cabo, labramos el futuro. El mundo del mañana será lo que los padres de hoy hagan de él. Lo forjan los padres según la crianza que den a sus hijos.

Nunca debemos menospreciar la formación de nuestros hijos. ¿Sabías que, de todo lo que un niño aprende,
más importante lo asimila antes de los cinco años? Piensa entonces en lo crucial que es impartirle la debida instrucción y enseñanza durante esos primeros años formativos. Por eso dice la Biblia: «Instruye al niño en su
camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él» (Proverbios 22:6).

No se puede esperar a que el niño cumpla cinco años para empezar a educarlo. Cada día cuenta, y lo que aprende a diario es fundamental. Además de velar por que el niño esté bien alimentado, vestido y protegido, y de asegurarnos que goce de buena salud, los padres tenemos el deber de enseñarle la Palabra de Dios, de adoctrinarlo en Su verdad y estimularlo con Su amor.

Algunos padres asumen una postura equivocada. Se imaginan que si el niño aprende, bien, y si no, también.
Aunque a los pequeños no se los debe obligar a aprender lo que no quieren, lo cierto es que todos los niños arden en deseos de aprender. Aprender cosas nuevas les reporta mucha felicidad y satisfacción. Al mismo tiempo, son capaces de asimilar mucho más con la guía y estímulo de sus padres que si se los deja aprender por su cuenta.

De hecho, dejar que un niño decida por su cuenta sin antes tratar de informarlo y guiarlo en sus decisiones contraviene completamente las Escrituras. «Muchacho dejado a sí mismo, avergüenza a su madre»                     (Proverbios 29:15).

La mente de un niño es como una esponja, un grabador o un ordenador. Absorbe, registra y procesa todo lo que sucede a su alrededor. Es fácil enseñar la historia de Jesús a un niño pequeño. Hazlo espontáneamente. Condúcelo a Jesús con tu ejemplo y tu amor, y hablándole de Sus hechos y Su vida.

Jesús dijo: «Dejad a los niños venir a Mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios» (Marcos 10:14). Él ansía llegar a ser su mejor amigo y su salvador.

Que Dios nos ayude a cuidar bien del más precioso don que nos ha concedido: nuestros hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.672 seguidores

RSS El Versículo del Día

  • Psalm 42:8
    “By day the LORD directs his love, at night his song is with me— a prayer to the God of my life.”

Articulos Anteriores

  • 2,423,985 Estadísticas del blog

Archivo de Artículos Anteriores

La Biblia

Este libro contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino a la salvación, la perdición de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Su doctrina es Santa. Sus perceptos tienen autoridad absoluta. Sus historias son verdad. Sus decisiones son inmutables. Léela para ser Sabio. Créela para ser Salvo. Practícala para ser Santo. Debe llenar la memoria, dominar el corazón y guiar los pies. Léela lentamente con frecuencia y en oración(1ra. Tesa.2:13) ___John MacArthur___
enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Tweet Puedo Cambiar

A %d blogueros les gusta esto: