Puedo Cambiar

Archive for marzo 19th, 2010

–Ronan Keane


Yo diría que se puede clasificar a la mayoría de las personas en tres grupos generales según su grado de dedicación, iniciativa, ética de trabajo y capacidad de alcanzar objetivos: los que dan lo menos posible, los que miden lo que dan y los que lo dan todo.


Los primeros hacen lo mínimo que se les permite.


Los segundos solo se esfuerzan lo justo para mantener el statu quo.


Los terceros, en cambio, están dispuestos a dar todo de sí y se concentran en reducir la distancia que los separa de la meta aunque sepan que eso les demandará tiempo y energías.


La crema y nata son los que lo dan todo. Toman la iniciativa, son proactivos, y son los primeros en atender a una necesidad o adaptarse a circunstancias cambiantes. Se esfuerzan al máximo en todo lo que emprenden. No es de sorprenderse, pues, que ese tipo de personas generalmente tenga más éxito que sus colegas menos entregados. No existe una fórmula sencilla para darlo todo, pero sí algunos principios que se aplican casi universalmente.



Trabajar bastantes horas

Darlo todo significa no mirar el reloj. Hay que estar dispuesto a trabajar arduamente —dentro de límites prudenciales, claro— y en muchas ocasiones en condiciones que distan mucho de ser ideales. El rey Salomón de la Antigüedad —que desde luego manifestó mucho empeño en lo referente a realizar grandes construcciones y adquirir sabiduría— lo expresó de la siguiente manera: «El alma del perezoso desea, y nada alcanza; mas el alma de los diligentes será prosperadas (Proverbios 13:4), y: «El perezoso no ara a causa del invierno; pedirá, pues, en la siega, y no hallará» (Proverbios 20:4). 
     Es crucial encontrar un término medio. La meta no es volverse trabajólico. No obstante, si queremos lograr el máximo de resultados en cualquier emprendimiento, es lógico que tengamos que hacer algo más que un esfuerzo mínimo.


Ética de trabajo y autodisciplina

Si queremos llegar lo más lejos posible es de capital importancia que tengamos una buena ética y unos buenos hábitos de trabajo y que seamos disciplinados. Debemos buscar oportunidades de renovar nuestro compromiso con la excelencia, exigiéndonos más con el objeto de superarnos y progresar. Entre los buenos hábitos de trabajo está planificar, jerarquizar las tareas, delegar con buen criterio, aprender de nuestros errores y tener una actitud flexible. 
     Debemos fijarnos objetivos. Las personas que se destacan se sienten impulsadas a lograr un desempeño que esté por encima de la media y se dan cuentan de que para eso hay que hacer sacrificios.


Lee el resto de esta entrada »


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 3.771 seguidores más

RSS El Versículo del Día

  • Matthew 19:14
    “Jesus said, “Let the little children come to me, and do not hinder them, for the kingdom of heaven belongs to such as these.””

Articulos Anteriores

  • 2.752.730 Estadísticas del blog

Archivo de Artículos Anteriores

La Biblia

Este libro contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino a la salvación, la perdición de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Su doctrina es Santa. Sus perceptos tienen autoridad absoluta. Sus historias son verdad. Sus decisiones son inmutables. Léela para ser Sabio. Créela para ser Salvo. Practícala para ser Santo. Debe llenar la memoria, dominar el corazón y guiar los pies. Léela lentamente con frecuencia y en oración(1ra. Tesa.2:13) ___John MacArthur___
marzo 2010
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Tweet Puedo Cambiar

A %d blogueros les gusta esto: