Puedo Cambiar

Archive for agosto 26th, 2010

Adaptación de un artículo de Peter Ámsterdam.

Busqué la palabra humildad en el diccionario bíblico y me encontré con una descripción interesante.


Dice: «Ausencia de arrogancia, que nace de saber que todo lo que tenemos y somos proviene de Dios.» Añade: «Los filósofos griegos despreciaban la humildad, que para ellos suponía ineptitud y falta de dignidad y de valía. »


No es ese el concepto de la humildad que presenta la Biblia. Jesús es el ejemplo supremo de humildad, y Él es perfectamente capaz, digno y valioso. La humildad de la Biblia no consiste en menospreciarse a uno mismo, sino en exaltar y alabar a los demás, sobre todo a Dios y a Jesús. Por tanto, la persona humilde se concentra más en Dios y en el prójimo que en sí misma.


La humildad según la Biblia también equivale a reconocer que por nosotros mismos somos ineptos y carecemos de dignidad y valor. Sin embargo, como se nos ha creado a imagen de Dios y creemos en Cristo, tenemos una valía y dignidad infinitos. La auténtica humildad no suscita orgullo sino gratitud. Como Dios es a la vez nuestro Creador y nuestro Redentor, nuestra existencia y perfección dependen de Él.


Algo que me gusta mucho de esta definición y explicación es que señala que la humildad no es menospreciarse a uno mismo o tener una actitud tan negativa que solo piensa en sus debilidades e incapacidades, sino alabar al Señor porque como nos salvó, nos creó y vive en nosotros somos dignos.


Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 3.769 seguidores más

RSS El Versículo del Día

  • John 15:10
    “If you keep my commands, you will remain in my love, just as I have kept my Father’s commands and remain in his love.”

Articulos Anteriores

  • 2.740.128 Estadísticas del blog

Archivo de Artículos Anteriores

La Biblia

Este libro contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino a la salvación, la perdición de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Su doctrina es Santa. Sus perceptos tienen autoridad absoluta. Sus historias son verdad. Sus decisiones son inmutables. Léela para ser Sabio. Créela para ser Salvo. Practícala para ser Santo. Debe llenar la memoria, dominar el corazón y guiar los pies. Léela lentamente con frecuencia y en oración(1ra. Tesa.2:13) ___John MacArthur___
agosto 2010
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Tweet Puedo Cambiar

A %d blogueros les gusta esto: